17 de mayo: Día Mundial del Reciclaje. Campaña de información sobre reciclaje y sostenibilidad ‘Educando en el reciclado’

Descargar Pdf

Este 17 de mayo se celebra el Día Mundial del Reciclaje con el objetivo de concienciar a la sociedad acerca de la importancia que tiene tratar los desechos como corresponden para contribuir en la protección del medio ambiente. El Ayuntamiento de Aljaraque y su claro compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030 quieren prestar especial atención en este Día Mundial del Reciclaje al ODS12 ‘Producción y Consumo Responsables’ con campañas con las que viene colaborando el consistorio como la del ‘Desperdicio alimentario’, la adopción de prácticas sostenibles en empresas mediante el cumplimiento de cláusulas sociales, con las adquisiciones públicas sostenibles y con la gestión de desechos, poniéndose así de manifiesto la clara apuesta del consistorio con la producción y con el consumo responsables.

La palabra ‘reciclaje’ se entiende como el proceso por el cual una materia o producto ya utilizado y, en principio, destinado al deshecho, se somete a un tratamiento para obtener una materia prima o un nuevo producto; es decir, un desecho que se vuelve a introducir en el ciclo de vida, lo que permite hacer un mejor uso de los recursos naturales, reducir el impacto medioambiental de nuestros hábitos de consumo e idear formas creativas de rediseñar nuestros objetos y darles nueva vida. Una de las metas del ODS12 es asegurar la educación para el desarrollo sostenible, y es por ello por lo que esta campaña hace hincapié en informar y animar en el reciclado tomando como referencia errores frecuentes que se llevan a cabo a la hora de seleccionar un contenedor para reciclar.

Recordamos los tipos de contenedores y lo que deben reciclar:

– Contenedor azul: papel y cartón. En este contenedor se cometen algunos errores siendo el más habitual es tirar aquí los briks que deben depositarse en el contenedor amarillo ya que están compuestos por cartón, plástico y aluminio. Además, los desechos diarios como servilletas de cocina o papeles sucios deben ir con los desechos orgánicos (contenedor gris/marrón).

– Iglú verde: vidrio. Por supuesto, en este contenedor también hay algunos fallos que hay que corregir; el más importante es que debemos diferenciar entre el vidrio y el cristal. Es común pensar que en el contenedor verde deben tirarse bombillas, espejos, ceniceros, vasos o vajillas, pero todos estos productos deben llevarse a puntos limpios o a centros de recogida.

– Contenedor amarillo: envases ligeros de plástico, de metal y tetra briks. Una equivocación muy común es depositar juguetes de plástico, biberones, chupetes, utensilios de cocina o cubos de plástico. Todos estos productos deberán ir a los puntos limpios.

– Contenedor gris/marrón: materia orgánica. Todos los restos depositados en el contenedor de restos servirán para hacer compost que se usará como fertilizante y como generador de energía. Las confusiones más comunes a la hora de reciclar en este contenedor son tirar material no orgánico como objetos de cerámica, pañales, colillas, chicles, toallitas húmedas, arena para mascotas, etc.

  No olvidemos que reciclando conseguimos:

  1. Reducción del volumen de residuos y, por tanto, de la contaminación.
  2. Preservación de los recursos naturales, pues la materia reciclada se reutiliza.
  3. Ahorro de energía y, por tanto, reducción de la dependencia del petróleo. Normalmente se necesita menos energía para fabricar un producto de material reciclado que de material virgen.
  4. Reducción de la contaminación del aire, suelo y agua.
  5. Reducción de costes asociados a la producción de nuevos bienes, ya que muchas veces el empleo de material reciclado supone un coste menor que el material virgen.