Aljaraque, premiado por la Junta de Andalucía, la FAMP y Ecovidrio por superar el ‘Reto Mapamundi’

Descargar Pdf
Aljaraque ha sido una de las localidades ganadoras del ‘Reto Mapamundi’ gracias a que ha mejorado sus datos de recogida selectiva de envases de vidrio durante los meses de diciembre y enero con respecto al año anterior. La campaña, puesta en marcha por la Junta de Andalucía, la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y Ecovidrio, la entidad sin ánimo de lucro encargada de la gestión del reciclado de envases de vidrio en España, ha contado con la colaboración de 40 ayuntamientos andaluces, cinco por cada provincia.
 
Durante los meses de diciembre y enero esta iniciativa ha fomentado el compromiso de la ciudadanía con el reciclaje de vidrio, retando a la población a superar los datos de recogida selectiva de envases de vidrio respecto al mismo período del año anterior. En la provincia de Huelva han participado en la iniciativa los siguientes municipios: Bollullos Par del Condado, Gibraleón, La Palma del Condado, Valverde del Camino y Aljaraque. Como reconocimiento a su implicación con el cuidado del medio ambiente, Aljaraque recibirá como premio diez iglús vinilados con un diseño personalizado de su municipio.
 
Una vez finalizada la campaña, más del 80% de los municipios andaluces participantes han conseguido superar el reto. Gracias a la colaboración de los ayuntamiento, ciudadanos y hosteleros, entre las localidades ganadoras y no ganadoras del reto se ha conseguido incrementar la recogida de envases de vidrio un 36%, recogiéndose en total más de 1.100 toneladas durante los dos meses de duración de la misma. El vidrio que se deposita en los contenedores se recicla al 100% y se utiliza para la fabricación de nuevos envases, de forma indefinida y sin perder las propiedades originales. Reciclar vidrio es un elemento clave en la lucha contra el cambio climático. Al usar calcín – vidrio reciclado– en la fabricación de nuevos envases se evita la extracción de materias primas de la naturaleza, evitando la erosión de los suelos y la deforestación de nuestro entorno. Además, se minimiza la emisión de CO2 en el proceso de fabricación y se ahorra energía.